Foro de Amor > Foros sobre otros temas > Off-Topic - Otros temas
 
Abrir Hilo Responder
 
Antiguo 10-Jan-2018, 23:23  
Usuario Experto
Avatar de Banana89
 
Registrado el: 10-May-2017
Mensajes: 332
Agradecimientos recibidos: 201
Y las personas que sí creen en las señales, son más felices al poder dar un sentido a todo?

Me pregunto si creer en las señales es vivir en un autoengaño o no.

En cualquiera de los casos, yo pienso que si creer en señales te funciona, bienvenidas sean. Yo antes sí creía mucho en las señales. Lo relacionaba todo, porque a todo al final se le puede dar un tipo de relación por algún lado. Si lo buscas lo acabas encontrando.

Ahora no creo en las señales, y veo prácticamente imposible volver a creer en ese sistema de creencia. Sin embargo, cuando relacionaba las cosas mediante señales, me sentía más segura al poder dar explicación a todo, pues todo parecía estar bajo control.

Ahora todo me parece aleatorio y casual, pero no puedo evitarlo. No creo que pueda volver atrás y creer en las señales como antes.
Banana89 esta en línea ahora  
Antiguo 11-Jan-2018, 04:52  
Usuario Experto
Avatar de Dspectabilis
 
Registrado el: 18-July-2016
Mensajes: 638
Agradecimientos recibidos: 510
Yo tengo otra opinión, comenzare con unos ejemplillos:

1. A lo largo de muchos años recuerdo que siendo un adolescente vivía algo angustiado pensando tener libros sin dinero, pero para “mi buena suerte” cuando iba a tirar la basura, siempre alguien tiraba alguno bueno, lo recogía y leía.

2. Entre los libros que recogí de la basura había uno que se llamaba los 100 secretos para ser feliz, en esa época no entendí nada, hablaba de 100 consejos para mejorar el amor propio, no sabía que era eso, décadas después aún resuena en mi moriría.

3. En muchas ocasiones he tenido la sensación de que alguien me necesita estando muy lejos, y a resultado que así era.

4. Varias ocasiones al ir caminando por la ciudad, de repente tengo la clara sensación cada vez más fuerte de que alguien me observa, cuando de repente esa sensación es mayor, volteo inconscientemente y siempre alguien conocido esta justo en esa dirección.

5. Tengo muchos otros ejemplos, ayer mismo, por ejemplo, está pensando que necesitaba aprender un software y como programar en él, hoy al abrir Facebook en los primeros post observe 2 libros gratuitos en español del software que quiero aprender.

6. Otro: después de mi última relación había dejado de escribir cosas relacionados con los sentimientos, por casi 4 años, un día hace unos meses tuve la necesidad de escribir y puse en internet al azar unas palabras relacionado con la palabra amor, y el primer resultado fue este foro, y aquí recuperé esa parte que está casi borrada de mi vida.

¿Todo lo anterior son señales? ¿Destino? etc.

Sinceramente no… y por mis trabajos se nos enseña que en el universo lo único que existe es caos, pero que es inmenso y por ello existen tantas posibilidades que en ocasiones pueden formarse patrones, pero para reconocer esos patrones hay que saber buscarlos, interpretarlos y usarlos.

En relación a los anteriores ejemplos, y muchos otros que aparecen a lo largo de mi vida desde que tengo memoria, se deben a algo más simple y muy menospreciado: necesidad de sobrevivir, capacidad de observación y evaluación inconsciente.

Explico:

1. Inconscientemente mi mente siendo joven había aprendido a reconocer patrones y reconocer cuando, quien, y por qué ciertas personas tendían a tirar libros, mi necesidad consciente había hecho más aguda mi capacidad para solventar el problema.

2. Ese tipo de temas empezaron a ser mencionados con más frecuencia siendo niño, al estar muy sensible para querer entender mi mundo, libros de ese tipo aparecían más frecuentemente (esta búsqueda humana de auto conocerse a sido constante en todas las generaciones), y por ello quedaron más gravados en mi memoria.

3. Mi mente se llena de mucha información que muchas veces no soy consciente de que está ocurriendo, cuando una situación de crisis ocurre mi inconsciente manda un mensaje de alarma ya que la información acumulada ha llegado a un momento crítico donde debo poner atención.

4. De nuevo, aunque yo no sea capaz de ser consciente de mi entorno, es un hecho que mi inconsciente está procesando mucha información y percibe antes que mi consciencia activa elementos de “alarma” para prepararme.

5 y 6. Esto pasa igual que los anteriores ejemplos, aunque yo no soy tan “consciente” de lo que pasa en Facebook o en internet, lo cierto es que tengo preferencias que son rastreadas y ordenadas de acuerdo a mi actividad, es casi seguro que aunque no era “consciente” de ello, ya había mostrado comportamiento de que ese tipo de material es el que buscaba y simplemente cuando apareció, mi cerebro se sorprendió, pero era algo que iba a ocurrir tarde o temprano por mis preferencia.

A lo largo de mi vida me he dado cuenta que precisamente eso que llaman “señales”, “instinto”, “destino”, no es otra cosa que un análisis inconsciente que ocurre de patrones al azar, y a veces son analizados extraordinariamente rápido y de forma precisa para darnos lo que nosotros buscamos, queremos o necesitamos.

La evolución nos ha otorgado un arma biológica para sobrevivir en situaciones de crisis, pero ahora que vivimos en un mundo “relativamente pacífico” vemos eso como señales.

A mí me parece y sin querer ofender a nadie, que aun siendo menos mágico o sorprendente que creer en las “señales” o “energías que se conjugan a nuestro favor”, la mente y lo que pasa en ella nos da increíbles herramientas que aparecieron hace miles de años, para ayudarnos a lo largo de nuestra vida, mientras mejor preparados, más sanos, más estables y más atentos estamos a nosotros mismos, más comunes se vuelven esas señales.

Sin querer contradecir a Apsara, ¡quien me gusta cómo piensa!, es un hecho que su búsqueda constante de auto sanación mueve a su inconsciente a encontrar, buscar y tener las herramientas que ella necesita. Las herramientas evolutivas no son tan atractivas de nombrar como las justificaciones que podemos dar, aunque al final es un hecho que esas “señales” existen, aunque su origen es menos mágico de lo que pensamos.
 
Antiguo 11-Jan-2018, 06:42  
Usuario Experto
Avatar de Apsara
 
Registrado el: 28-August-2014
Ubicación: México. Jalisco
Mensajes: 4.816
Agradecimientos recibidos: 2488
Cita:
Iniciado por Banana89 Ver Mensaje
Y las personas que sí creen en las señales, son más felices al poder dar un sentido a todo?

Me pregunto si creer en las señales es vivir en un autoengaño o no.


En cualquiera de los casos, yo pienso que si creer en señales te funciona, bienvenidas sean. Yo antes sí creía mucho en las señales. Lo relacionaba todo, porque a todo al final se le puede dar un tipo de relación por algún lado. Si lo buscas lo acabas encontrando.

Ahora no creo en las señales, y veo prácticamente imposible volver a creer en ese sistema de creencia. Sin embargo, cuando relacionaba las cosas mediante señales, me sentía más segura al poder dar explicación a todo, pues todo parecía estar bajo control.

Ahora todo me parece aleatorio y casual, pero no puedo evitarlo. No creo que pueda volver atrás y creer en las señales como antes.




Cuando hablo de pensar positivo, en ocasiones las personas me dicen que si veo nada más lo bueno es vivir en la ilusión, negando que ocurren eventos no deseados o inclusive dañinos.
Los problemas son parte de la vida, no podemos evitarlos, pero sí podemos abordarlos de manera positiva, es decir, buscando soluciones apropiadas y aprovechando la oportunidad de crecimiento. Martin Seligman lo expresa así:

Cita:
"Lo que queremos no es un optimismo ciego, sino flexible, un optimismo con los ojos abiertos. Tenemos que ser capaces de recurrir al agudo sentido de la realidad que tienen los pesimistas cuando lo necesitemos, pero sin necesidad de seguir eternamente encerrados en su oscuridad. Los beneficios de esta clase de optimismo no tienen límite”
Las emociones negativas hacen que se cierre el enfoque para la solución de problemas, por lo que es conveniente, aún en una situación de crisis, favorecer las emociones positivas, pues ayudan a ampliar la perspectiva y construir nuevas soluciones. No se trata de negar el problema, sino de impedir que consuma toda nuestra energía psíquica y nos deje indefensos. No debemos dejar que nuestro pequeño jardín sea invadido totalmente por la hierba de las emociones negativas, porque entonces no podrán surgir las flores de las emociones positivas.
¿Qué quieres que crezca en tu jardín. Hierba mala o flores?


Todos tenemos situaciones negativas que se presentan en nuestra vida y que son inevitables. Pero la manera como manejas esas situaciones, es la que revela un poco más acerca de quién y cómo eres. ¿Te has detenido alguna vez a analizar con profundidad, como respondes antes situaciones negativas en tu vida? ¿Eres de los que se quejan por lo que les sucede alrededor o buscas o actúas con anticipación para hacer frente a la dificultad y estar preparado para enfrentarla?
Ser positiva no es ignorar los problemas, es meditar sobre ellos y poder encararlos al día siguiente. Si decido ser feliz a pesar de la adversidad, para nada finjo que no veo el problema usando la frase -"Ojos que no ven..." No gasto las energías de forma innecesaria. Dios me ha dotado de capacidades que debo usar para siempre poder tomar las mejores decisiones entre ellas elegir la felicidad. Pienso y hago conciencia antes de actuar. Esto me da ventaja de ser proactivo, convirtiéndome en una persona mucho más sensata y con mayor manejo en mis emociones. Que es muy diferente que ver lo malo del mundo y estar sentada quejándome de lo injusto que es el destino, la suerte y sentirme maldita por tales acontecimientos. Yo no creo reclamos, yo busco soluciones.


Cita:
Iniciado por Dspectabilis Ver Mensaje
Sin querer contradecir a Apsara, ¡quien me gusta cómo piensa!, es un hecho que su búsqueda constante de auto sanación mueve a su inconsciente a encontrar, buscar y tener las herramientas que ella necesita. Las herramientas evolutivas no son tan atractivas de nombrar como las justificaciones que podemos dar, aunque al final es un hecho que esas “señales” existen, aunque su origen es menos mágico de lo que pensamos.






Bueno, no siento que se me contradiga por decir que mis creencias son hechos mágicos, pues no lo son. Cada cultura y religión, le pone el nombre de acuerdo a sus convicciones. Las mías son La Ley de Atracción, Kabbalah y ho'oponopono.
Estas tres bases son los pilares que sostienen mi fe en mis elecciones haciéndome responsable, de que soy la reacción de las causas que me rodean. Es decir, que no dejo mi vida en manos del destino, ni de la suerte, ni de maldiciones, ni de las casualidades ni sincronicidad, ni siquiera de Dios mismo (soy católica).

La vida revela, incluso a los más optimistas, la experiencia del sufrimiento. Todos estamos expuestos ante los problemas. Quien teme enfrentarlos, teme que este en sus manos resolverlo. Cuando alguien sufre y exclama: - "¿Por qué tuvo que pasar esto?"-, nos muestra su consternación y el sinsentido del mal. Cuando alguien sufre y exclama: - "¿Por qué tuvo que pasarme esto a mí?" - nos muestra el lugar accidental (y no necesario) que le asignamos al dolor en nuestra vida. Estamos destinados a la pretensión de poseer por completo algo que está sujeto al cambio, reduce nuestra capacidad de obrar y, en situaciones extremas, se impone con tal fuerza que nos oprime el corazón y nos produce una feroz cerrazón en la garganta.

Aceptar el fracaso es doloroso, recordando un una frase budista: amor fati (amor por los hechos). El amor fati no es la aceptación pasiva de la resignación sino la aceptación valiente de lo que ocurre. A esta aceptación del dolor el budismo la llamó desapego. Algo que ya ha sucedido no puede cambiarse, de modo que es inútil perder tiempo pensando que podría haber sido de otro modo. Los errores hay que soportarlos y reservar nuestra energía para no repetirlos.
Aristóteles divide los problemas en dos: los que están en nuestro poder, y los que no están en nuestro poder.
Respecto a estos últimos, de lo que se trata es de entrenarnos para sufrir lo menos posible. Aceptación valiente del dolor, de los problemas, de las angustias y de los pavores como una parte necesaria de la vida, como el revés de la alegría, el gozo y la tranquilidad.
Aunque gran cantidad de cosas no dependen de nosotros, hay algo que sí está en nuestro poder. Y es el modo de reaccionar frente a lo que nos sucede, incluso cuando debemos optar entre dos alternativas que no hemos elegido. Epicteto formuló así esta idea: -"No busques que los acontecimientos sucedan como tú quieres, sino desea que, sucedan como sucedan, tú salgas bien parado"-.
 
Antiguo 11-Jan-2018, 19:49  
Usuario Novato
 
Registrado el: 11-November-2017
Mensajes: 11
Agradecimientos recibidos: 4
A mi me pasó hace poco, venirme a la mente una determinada persona, estando en casa aburrido. Decir, voy a salir a dar una vuelta. Entrar a un centro comercial, siendo Navidad y estar lleno de gente (con varios accesos) y nada más cruzar la puerta por donde voy me da un instinto para guardar el móvil.

Acto seguido, miro a un lado y veo a esa persona a escasos metros. Al principio pensé, "está todo en mi mente y la quiero ver en todos lados", pero no, no estaba en mi mente.

¿Señales?
 
Responder
Herramientas Buscar en el Hilo
Buscar en el Hilo:

Búsqueda Avanzada
Desplegado

Temas Similares
¿Por qué creéis que [email protected] ex dan señales de vida de vez en cuando? Las estadisticas creeis que son reales ? creeis que la gente dice lo que piensa? Creéis en los fantasmas? En los espiritus? Creéis que hay algo? ¿creeis que me esta dando largas para k la olvide? que creeis le gustare o no? ¿Qué creeis? ¿Creeis que hago bien?


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 02:01.
Patrocinado por amorik.com
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.9
Derechos de Autor ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.